lt prensa.jpg

Ociosos y holgazanes del arte

La Redacción | martes, 29 de mayo de 2018

A tan sólo unas semanas de las elecciones en México se presenta la exposición La monarquía tuvo sus ociosos, la república tiene sus holgazanes en la galería Alterna. La muestra -que retoma la célebre frase del dramaturgo francés Víctor Hugo- cuestiona las similitudes en términos de estrategia de representación entre la metáfora y la política.

LEER MAS

A modo de asamblea, la exposición reúne la obra de los artistas Luis Aduna (México, 1991), Nina Fiocco (Italia, 1985), Chavis Mármol (México, 1982), Álvaro Verduzco (México, 1977), Lucía Vidales (México, 1986), Néstor Jiménez (México, 1988), Alejandro Zepeda (México, 1982) y Fabiola Torres Alzaga (México, 1978).

Uno de los ejes curatoriales de La monarquía tuvo sus ociosos… utiliza la diferencia como un generador de inflexiones críticas que, a partir del contraste entre la obra expuesta y los diálogos que establece, aborda problemáticas como la normalización de la violencia y la relación entre trabajo y poder en el México actual. “La metáfora de Víctor Hugo desarticula la noción de esfuerzo y con ello la utopía de futuro, ese tiempo occidental que representaba en la modernidad un mejor mundo, una mejor humanidad: un futuro que nunca llegó“, afirma el curador de la muestra, Octavio Avendaño Trujillo. La monarquía tuvo sus ociosos, la república tiene sus holgazanes puede visitarse de lunes a sábado en las instalaciones de Galería Alterna, ubicada en Prado Norte #550, Lomas de Chapultepec.


to prensa .jpg

Feria de Arte Material

Mattza Tobón | miércoles 17 de enero 2018

La Feria de Arte Material regresa en su quinta edición con más galerías y una propuesta renovada. Por primera vez, Frontón México alojará las piezas de arte nacional e internacional que formarán parte de la feria de arte independiente más importante de Latinoamérica.

leer mas

Con 78 galerías provenientes de 18 países ésta será la edición más grande, a pesar de ello el organizador Brett W. Schultz afirma que “será algo más íntimo, más innovador; un espacio para nuevas ideas en torno al arte contemporáneo”.

Material se divide en dos secciones: Galerías principales y Proyectos. En la primera regresan galerías como ALMANAQUE Fotográfica, LABOR y Lodos, y se integran otras como Arredondo\ Arozarena, BWSMX, Galería Alterna y MARSO. En la segunda, Janet40 y Lulu son algunas propuestas.

El performance IMMATERIAL se presentará los cuatro días durante nueve horas seguidas, el propósito es interactuar de manera diferente con el público. Puedes entrar y salir cuando quieras. EL coreógrafo sueco Mårten Spångberg presentará Natten, la newyorkina Maria Hassabi también presentará una obra de danza. Ambas piezas llegan a México por primera vez.

La selección de galerías fue realizada por el Comité de Selección de 2018 que cambia cada edición, este año lo integraron galerías de relevancia internacional como LABOR, Supportico Lopez, Andréhn-Shptjenko y François Ghebaly.

Un plus en este evento es su sede, Frontón México es un edificio art déco de 1929 construido por Teodoro Kinhard que resurgió en 2017. Sin duda es un pretexto para conocer este gran recinto mexicano. Y a decir por los organizadores, la distribución será algo instagrameable y sin presedentes en las ferias de arte.

Checa más actividades de la Semana del Arte.

POR MATTZA TOBÓN

PUBLICADO MIÉRCOLES 17 ENERO 2018


to prensa 2.jpg

POSPUESTA. ¿Por qué el velociraptor se convirtió en gallina?

Time Out México | Domingo 13 agosto 2017

Esta exposición de carácter performático busca incidir de manera reflexiva en la violencia racial. El artista sinaloense Ling Sepúlveda propone una carrera de gallinas que involucra a los visitantes del recorrido, quienes podrán incluso hacer sus apuestas.

leer mas

El performance presentado en la Galería Alterna pretende genera preguntas acerca de la domesticación, la estratificación y la noción de “carrera en el campo artístico”. Sepúlveda busca siempre que el espectador se vincule con temas sobre el poder, el sometimiento, la simulación y el juego.

Galería Alterna Prado Norte 550, Lomas de Chapultepec. 4160 1480. Lun-jue 11am-7pm, vie 11am-5pm, sáb 10am-2pm. Gratis.


terremoto prensa.jpg

The Future Belongs to Philophotology

Dorothée Dupuis | Jul 31, 2017

To inhabit the space has been a great dilemma of humanity, doing it represents depositing the memory, either of barbarity or affectivity, individual or collective. On the other hand, the act of imagining has to do with confronting that memory, because there is always hope of separating ourselves from what we are or what we represent as specie. The artistic object is about this, to question us from where to inhabit.

leer mas

In that sense, the artistic practice of Diego Pérez (Mexico City, 1975) is based on the poetics of contemplation and appropriation. His relationship with gardening, carpentry, cookery and literature establishes his political stance before the art related to demystifying conceptual art that surrounds the world of ideas, to point out the imagination and profession as affective aptitudes to inhabit the space.

Hence, The Future Belongs to Philophotology is an emotional portrait of the artist’s garden, while the majority of the pieces included in the exhibition have a photographic origin –a series of objects created between 2015 and the last week–, in which he combines the relationship with his son and specific moments of the 20th century avant-garde art: game, imagination and surfeit.

The show’s title, as Pérez explained, “alludes a confession by Man Ray, in which fed up with the art exhibitions’ texts decides to copy letter by letter a text by Erik Satie and use it as text for the catalog of the show he presents, changing words allusive to Satie’s music with others analogous with the artist’s practice.” Fed up with the coldness of contemporary producers’ pretentions, Diego Pérez resorts to the imagination and the affectivity from the appropriation to ask whom the future belongs to.

Curated by / Text by Octavio Avendaño Trujillo


pais 2.jpg

Arte para reclamar la Antártida

David Marcial Pérez | México 9 FEB 2017

La 14 edición de Zona Maco, la feria mexicana de arte contemporáneo más influyente de Latinoamérica, redobla su apuesta por los artistas emergentes.

leer mas

Overol de mecánico y pasamontañas blanco por el que asoma un bigotillo, Javier Barrios pide firmas para apoyar a su organización: Base Clandestina Antártica Mexicana. Colocada encima de una tribuna de cuatro pisos, su bandera, como la de México, son tres franjas verticales –añil, negro y rojo – y en el centro, en vez del águila y la serpiente, hay dibujado lo que sería el perímetro de la República recortado con unas tijeras y anexionado a la Antártida. La obra-performance-reflexión-juego simbólico es parte de la sección de nuevos artistas de Zona Maco, la feria de arte contemporáneo más influyente de México y de Latinoamérica. En la espalda del overol, Barrios ha bordado una frase en letras blancas: el territorio es una práctica política.

La identidad, las cartografías, los espacios son el eje de la zona dedicada a artistas emergentes. Detrás de la tribuna de la célula unionista de Barrios hay más esculturas, instalaciones y vídeos. A Humberto Moro, el curador de la sección, le gusta la idea de ir navegando por la muestra, recogiendo el cuerpo para no chocar con arte. “Está muy poblada por obras y todo es muy frágil. Me interesa activar en el espectador esta consciencia del cuerpo cuando se navega por la exposición”. Se titula Sample: Tropezando con montañas. Es la primera vez en 14 ediciones que Maco dedica un espacio curado abierto, independiente de los puestos de la galerías, dedicado a los artistas emergentes. Una especie de minimuseo de noveles dentro de la megaferia comercial mexicana.

Por primera vez, Maco dedica una especie de minimuseo de noveles dentro de la megaferia comercial

Pegada a una pared de Sample, hay una mesa con nueve piedras colocadas simétricamente. Colgado encima, un cuadro de un muro levantado sobre el mar. El mexicano Diego Pérez (Ciudad de México, 1975) fue recogiendo los pedazos de ladrillo que encontraba por las playas de Jalisco. “Los seres humanos percibimos los espacios que habitamos con retículas cuadradas o rectangulares y estas formas son distintas de las formas de la naturaleza”, explica el curador. Los restos de ladrillo de la mesa están erosionados, agujereados y redondeadas por el efecto del agua: “El mar nos los ha devuelto en una forma más natural”. Juan Carlos Coppel (1986) colocó un stand blanco como los de la feria en medio del rancho de su familia en Sonora -norte de México- y lo grabó durante horas. “El artista quería explicar a sus amigos, a la gente del campo con la que creció en que consistía su trabajo –explica Moro– y a la vez nos interroga sobre la desconexión que existe entre el arte contemporáneo y la población de las zonas rurales”.

El espacio para los artistas emergentes se completa con la sección, ya veterana en la feria, Nuevas propuestas. 22 galerías, la mitad mexicanas y el resto internacionales –EE UU, Alemania, Argentina, Bélgica– que han tenido como limitación exponer solo creadores nacidos después de 1980 y que además no fueran parte formal de su catálogo. “Hemos buscado estimular el mercado para abrir oportunidades a los artistas que no son parte de lo programas de las galerías. Para la gente que empieza es muy difícil muchas veces entrar en el círculo de los galeristas”, apunta Moro.

Cada vez que alguien se decide a poner su nombre a favor de la anexión de la Antártida a México, el artista del pasamontañas y el bigote peleón, le regala un cuartilla amarilla doblada a la mitad. Como esos fanzines antiguos de antes de la era Internet. En la cubierta, debajo del eslogan Que se vayan todos hay un fotografía en blanco y negro de unos expedicionarios en esquís cargando un trineo. En la parte de atrás, una estrella roja de seis puntas: una por cada continente y otra más por la Antártida.